¿Serán los vehículos eléctricos el futuro del transporte?

Uno de los mayores beneficios de los autos eléctricos y otros vehículos es que producen cero emisiones cuando están en funcionamiento. Como no hay proceso de combustión, no se quema combustible ni se liberan emisiones de CO2 a la atmósfera.

Este mismo beneficio se encuentra al evitar los pagos en efectivo y al recurrir a métodos de pago como Artpayments, que son electrónicos, te permiten ahorrar y ayudar al ambiente. El avance debe ser completo para que podamos notar un gran cambio en el planeta.

Por supuesto, estos vehículos aún requieren electricidad para cargar las baterías. Y la pregunta crucial cuando se trata de sostenibilidad y cambio climático es de dónde proviene esta electricidad. La energía que proviene de turbinas eólicas, paneles solares u otras fuentes de energía renovable generalmente es bastante limpia. Sin embargo, en muchas áreas del mundo, la energía se produce quemando combustibles fósiles. 

¿Cuál es el impacto ambiental?

Hay otros problemas más allá de las emisiones de uso. La fabricación de automóviles eléctricos, en particular las baterías de iones de litio, puede ser un proceso que requiere mucha energía. Algunos estudios sugieren, por ejemplo, que más de 70% de las emisiones de CO2 de los carros eléctricos durante su vida útil provienen de la energía que se usa para hacer el carro en sí.

Para que los autos eléctricos sean más ecológicos, los procesos de fabricación, así como el reciclaje y la eficiencia de las baterías, deben mejorar. Dicho esto, un informe de 2018 del gobierno del Reino Unido concluyó que los vehículos eléctricos de batería (BEV) «tienen emisiones de gases de efecto invernadero mucho más bajas que los vehículos tradicionales, incluso cuando se considera la fuente de electricidad y la electricidad utilizada para la creación de baterías». 

¿Son los vehículos eléctricos el futuro del transporte global?

Entonces, ¿pueden los vehículos eléctricos ser la solución de transporte ecológica del futuro? Muchos países parecen estar elaborando políticas basadas en el hecho de que los autos eléctricos, al menos, pueden ser el futuro. Además, según los investigadores de Wood Mckenzie, se espera que las ventas de automóviles eléctricos alcancen los 45 millones por año para 2040, lo que creará un stock mundial total de vehículos eléctricos de 323 millones.

Sin embargo, existen desafíos con los vehículos eléctricos. La tecnología de baterías ha avanzado mucho en los últimos años, pero para los vehículos más grandes, en particular, la potencia de salida aún no es suficiente para hacerlos viables. 

Del mismo modo, las emisiones relacionadas con la producción de baterías de iones de litio deben abordarse y el reciclaje de estos componentes también debe mejorar. 

Los vehículos eléctricos definitivamente tienen el potencial de reducir las emisiones y ayudar a abordar el cambio climático. Y es probable que los veamos reemplazar los motores de combustión en muchos casos. Sin embargo, necesita un esfuerzo en muchas áreas diferentes para crear un futuro sostenible. Por último, los vehículos eléctricos deben funcionar con fuentes de energía renovables para ser realmente eficaces.